¿Qué resolvemos?

Facilitamos el cumplimiento con la Ley 10/2010 de Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo, cuya finalidad es evitar que tanto el sistema financiero como ahora también el resto del tejido empresarial sean utilizados con fines delictivos, y para ello...

  • ...se han incrementado el número de sujetos obligados a la mayor parte de las actividades empresariales que ahora tienen que adaptar sus procedimientos a esta Ley
  • ...se ha aumentado el número de requerimientos y complicado el protocolo de actuación de su negocio para cumplir de forma efectiva con los preceptos de la Ley, lo que supone un incremento en los recursos a destinar a labores de cumplimiento dentro de su organización.
  • ...se han endurecido y elevado las sanciones, que pueden ser económicas, por inhabilitación e incluso penales, pudiendo provocar graves daños reputacionales a la organización o sus directivos.

La ley exige realizar la Debida Diligencia, en cada operación comercial, identificando a su cliente y verificando la existencia de titular real, es decir, el beneficiario último de la relación comercial, aclarando la estructura de propiedad o de control del entramado societario y comprobando su relación con actividades consideradas de riesgo por la Ley.