Debida diligencia

Para cumplir con la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales todos los sujetos obligados deben realizar un proceso de Debida Diligencia con sus clientes tanto nuevos, como existentes. Este procedimiento se conoce habitualmente por el término inglés KnowYourClient (KYC) que significa Conoce a tu Cliente.

Realizar de forma responsable este proceso cumpliendo con la Ley implica que el sujeto obligado debe realizar una investigación sobre la información facilitada por el cliente, consultando fuentes externas independientes que normalmente nos son especialistas en materia de Prevención del Blanqueo de Capitales u ofrecen soluciones parciales. Esto supone que el proceso de Debida Diligencia puede resultar poco eficiente debido a la dispersión de las fuentes o incompleto.

Real iD analiza las mejores y más completas fuentes de información, selecciona la información relevante, la ordena, emite una opinión de riesgo basada en un algoritmo de elaboración propia y proporciona las recomendaciones de actuación relevantes para el cumplimiento con la Ley en función del perfil de riesgo de cada uno de sus clientes.

El informe emitido por Real iD permite acceder a información independiente sobre su cliente identificando:

  • Si se trata de un perfil de riesgo o mantiene relaciones mercantiles con personas con perfiles de riesgo.
  • Información sobre titulares reales de la operación (de acuerdo al artículo 4 de la Ley).
  • Si su cliente es una Persona con Responsabilidad Pública (PRP o PEP) o mantiene relaciones con alguno de estos perfiles (artículo 14 de la Ley)
  • Otros datos que pueden resultar relevantes en su investigación.

El incumplimiento de las obligaciones que la Ley establece para los sujetos obligados puede acarrear importantes sanciones administrativas, pero también penales. Con la entrada en vigor de la Reforma del Código Penal, se establece la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Los administradores de las mismas pueden ser responsables por los delitos cometidos por la persona jurídica para su propio enriquecimiento o por los cometidos por sus empleados en ausencia de los controles adecuados.